by Lisa Haney

lunes

CÓMO SERÁ LA SIEMBRA DE SONETOS, un poema de José Viñals
                                                                                                              
Acabo de ver a Miguel Hernández comiendo caracolillos.
Demasiado lo mimaban en la cárcel estos reputos falangistas.                    
Él conocía la estrategia militar del soneto, él sabía cómo atravesar las trincheras,
cómo burlar a los guardias civiles de la antipoesía de aquellos años de desgracia.
Acabo de verlo nuevamente; me tiende la mano pero ya no sonríe.
Ver dos veces a Miguel es demasiado premio para mi jeta. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escupe: