by Lisa Haney

lunes

Un poema de Chantal Maillard

Ahora, quietas.                                                
Las manos. Son dos.
Convocando el aire. Quieto.
También. Hay un sonido de persiana
que se cierra
cuando el pulgar izquierdo
recorre con la uña
el óvalo estriado del pulgar
derecho.
A veces, el pulgar se ausenta.
Es cuando puede oírse otro
sonido, el de un punteado
entre deslizamientos: la escritura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escupe: