by Lisa Haney

sábado

SALMO ÁCRATA - Jesús Lizano




¡Canta a la libertad!

Vendrán otros silencios, otras cárceles,
otras sombras te alcanzarán,
pero tú
canta a la libertad.

Vendrán otros dominantes,
otros dioses,
otros predicadores ensordeciendo,
en son de guerra,
en son de paz.

La soledad,
vendrá la soledad.
Pero tú
canta a la libertad.

Vendrán las lágrimas, otras lágrimas,
hasta el fin de tus días llorarás,
otras canciones, otros himnos,
otros tambores,
otras campanas doblarán.
Pero tú
canta a la libertad.
La libertad es la verdad.


Vendrán los uniformadores, los vigilantes,
todo te hará dudar de la libertad.
Volverán las oscuras golondrinas
de las ideas y los cuervos,
diciendo: ¡Nunca más! ¡Nunca más!
Verás morir a tus hermanos,
y el mundo, sepulturero de tus hijos,
los enterrará.
Verás caer todos los sueños.
Pero tú
canta a la libertad.
Porque la libertad
es la lucha por la libertad.

Otros vendrán, ya vienen,
cantando a la libertad,
porque el hombre es el alma
y el alma
sólo es la libertad.

Vendrá tu muerte, ¡Ah, tu muerte!
ni una sola esperanza dejará.
Pero tú,
en tu última y trágica rebeldía,
en tu último grito,
en tu último
y desesperado afán,
en tu último aliento
canta a la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escupe: