by Lisa Haney

jueves

LA CONFESIÓN, un poema de Juan Carlos Mestre

Padre, sé que he prometido enmendarme,
pero confieso que los ricos me siguen poniendo furioso
y mi opinión sobre la timocracia es irrefutable a todas luces.    
Mi aprecio por los apellidos de buena familia
es semejante al interés que demuestro por un hueso de aceituna.
Los nobles me dan patadas en las canillas aunque el merengue
de las marquesas me hace la boca agua.
Mi respeto por los títulos heráldicos es comparable al que siento
por una boñiga del caballo de Troya.
Preferible ser un camello ante el ojo de una aguja
a tener asegurado el porvenir en Jauja.
Comprenda que no es fácil pasar ante el vellocinio de oro
sin ponerse las botas de goma para cruzar el Éufrates.
Tal vez sea un resentido de primera clase
pero la comodidad no está reñida con el proletariado.
Usted dirá si esto se puede arreglar con un par de alibabás y cuarenta jaculatorias.
No lo olvide, su propina es mi sueldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escupe: