by Lisa Haney

jueves

LA FAROLA DE FRANCO, un poema de Eladio Orta

En la plaza
oscura y gris                                                                 
había una farola
tenue
un cuadro
con un pie dentro
y una boca
metiéndole
mano al cuadro

los viernes
la farola
se apagaba sola
y bailábamos
agarrados
después de fumarnos
unos canutos

a veces
terminábamos follando
en los escalones
del monumento
alegrándole la vista
a Franco

que con tantas
palomas
cagándole encima
qué más le daba
ducharse
con sus meadas
que con lechás postanarquistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escupe: